París recibe en el Museo Du Quai Branly una impresionante Muestra del Arte Precolombino, Patrimonio Cultural del Ecuador

Captura de pantalla 2016-01-07 a las 9.35.20

Quito, 13 de febrero de 2016.- En el castellano existen dos conceptos que están indisolublemente unidos: Cultura y Patrimonio. Aún en los casos más puros de patrimonio basado solo en lo material, siempre por frágil que parezca el nexo estará asociado al concepto Cultura.

De ahí que cuando una parte del patrimonio, la riqueza cultural de un país, se expone en otro que lo requiere y acepta, hablamos de una actividad cultural neta.

Durante años Ecuador ha llevado a otros países muestras de ese patrimonio de un valor incalculable. El patrimonio de piezas arqueológicas correspondientes a períodos pre hispánicos e incluso pre incaicos que atesoramos es notable por el volumen, calidad y conservación de sus piezas.

Muchas de las exposiciones a las que Ecuador ha llevado su patrimonio han tenido como destino Europa, privilegiando entre otros a España, Francia, Italia, Bélgica y Alemania y en menor medida a países del Medio Oriente.

Entre 1973 y 1974 se exhibió en el “Petit Palais, Musée des Beaux Arts de la Ville de Paris”, una muestra compuesta por bienes de cerámica y metales preciosos prehispánicos que llevó por título “RICHESSES DE L’EQUATEUR, Art Precolombien et colonial”, la que incluyó algunas obras correspondientes al arte colonial creadas por Oswaldo Guayasamín, presentadas en el “Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris” y la Galería de Artes y Contacto.

En 1977, “Tesoros del Ecuador, Arte Precolombino y Colonial” se presentó en el Museo Nicolás Ibrahim Sursock, en Beirut, patrocinada por el Presidente de la República del Líbano, la que contó con bienes representativos y emblemáticos del patrimonio prehispánico del Ecuador en posesión del Banco Central del Ecuador. Esta exposición también fue presentada en Madrid, España, así como en Italia, Francia y Alemania.

En tanto, la exposición “La Tierra y el Oro” se presentó en Madrid en 1990, auspiciada entre otros por la Alcaldía de Madrid, la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, la Diputación Provincial de Granada, el Centro Cultural Galileo, igualmente preparada por el Banco Central del Ecuador y compuesta por piezas de cerámica, oro y platino.

En 1993 participaron, además de Ecuador, las Repúblicas de Colombia y Perú, en una muestra denominada “LÓR DES DIEUX, LÓR DES ANDES, Pérou-Equateur-Colombie”, apoyada por la Dirección General de la UNESCO, diversas entidades de la parte francesa, y por la diplomacia de los países involucrados (Francia, Ecuador, Perú y Colombia), muestra que estuvo conformada por piezas de oro y platino, procedentes de los tres países.

Ecuador nuevamente tiene la posibilidad y el privilegio de llevar una importante muestra del arte prehispánico, 265 piezas arqueológicas correspondientes a varias culturas que florecieron en el territorio que actualmente conforma la República de Ecuador, que forman parte del patrimonio nacional, provenientes de cuatro culturas de la costa ecuatoriana: Chorrera, Bahía, Jama-Coaque y Tolita. Asimismo, se expondrán piezas de la cultura amazónica Mayo Chinchipe Marañón, que muestran las recientes excavaciones e investigaciones realizadas por arqueólogos y antropólogos ecuatorianos.

El Museo Du Quai Branly acogerá la muestra que en esta ocasión Ecuador presenta en Francia bajo el nombre de “Chamanes et Divinités de l’Équateur précolombien”, a inaugurarse el próximo lunes 15 de febrero, evento que contará con la presencia de Guillaume Long, Ministro de Cultura y Patrimonio de Ecuador. La muestra estará abierta al público hasta el próximo 15 de mayo en la capital francesa.

El “Musée du Quai Branly” cuenta con una colección que supera las 300 mil piezas. A pesar de su corta edad se ha forjado una fama muy merecida que se corresponde con el agrado del público visitante, apenas la mitad franceses, pues la otra mitad la componen los visitantes de todas partes del mundo que cada año arriban a la Ciudad Luz.

Las piezas en exposición pertenecen a las culturas que poblaron zonas de la costa y la amazonia ecuatoriana. Durante muchos años toda esta riqueza cultural estuvo en manos del Banco Central del Ecuador. Afortunadamente por los cambios institucionales que el país ha experimentado con la nueva Constitución del año 2008, nacida en Montecristi y refrendada por el pueblo mayoritariamente, todo ese patrimonio cultural se democratizó, consagrando el derecho de todo el pueblo a crear, acceder, interpretar, transmitir y disfrutar la cultura. La creación del Ministerio de Cultura y Patrimonio permitió disponer del instrumento del Estado Ecuatoriano para convertir en realidad la letra y el espíritu de la Constitución.

Todas las manifestaciones culturales de nuestra diversidad tienen y tendrán un escenario institucional favorable para seguir creciendo y reafirmándose mediante la continuidad de un proceso real y profundamente democrático como el que nos hemos dado por voluntad propia y necesidad imperiosa.

La obra de nuestros ancestros, lo que quizás nunca ellos pudieron imaginar sucediera, llegará a países y pueblos con el fin de difundir nuestra cultura, la moderna y la milenaria, auténtica, intercultural, latinoamericana.