Quito recibirá los restos mortales del Obispo José Cuero y Caicedo prócer de la independencia ecuatoriana

Los restos mortales del primer Presidente del Estado de Quito y prócer de la independencia del Ecuador, Obispo José Cuero y Caicedo (1735-1815) llegarán para su descanso eterno en la Catedral Metropolitana de Quito, lugar donde reposan preclaros como Antonio José de Sucre y Carlos de Montufar.

 

Con este motivo, el lunes 12 de septiembre de 2016, a 13:30, en el Museo Antropológico de Arte Contemporáneo (MAAC) en Guayaquil, se despedirán los restos del Obispo Cuero y Caicedo con altos honores castrenses.

 

Los restos del Primer Presidente del Estado de Quito llegaron a Guayaquil desde el puerto de El Callao de Perú, el 1 de marzo de 2016 y permanecerán en el MAAC hasta la próxima semana.

 

A las 15h45 del lunes 12 de septiembre llegarán al aeropuerto de Tababela desde donde partirán hasta la Plaza Grande.  A las 17:00, se iniciará el homenaje al prelado con la entrega de una ofrenda floral en el Monumento a los Próceres de la Plaza de la Independencia, posteriormente se celebrará el acto litúrgico en la Catedral Metropolitana, eventos públicos en el que participará Raúl Vallejo, titular de la cartera de Cultura y Patrimonio. Se prevé la presencia de los Ministros de Relaciones Exteriores, Defensa, y Justicia, autoridades nacionales y locales, así como de los máximos representantes de la Curia de Quito y de la Academia Nacional de Historia.

 

Antecedentes.-

 

El pasado 24 de febrero, en el escenario de una ceremonia religiosa realizada en la capilla del Hospital San Andrés –en el casco histórico limeño-, la Municipalidad Metropolitana de Lima y la Cancillería del Perú entregaron el cofre con la osamenta del prócer, al Embajador de Ecuador en Perú.

 

Como Obispo de Quito José de Cuero y Caicedo cumplió un papel trascendental en los hechos de la Revolución Quiteña (1809-1812) principalmente en el levantamiento sucedido el 10 de Agosto de 1809. Fue el prelado quien denunció las arbitrariedades de Ruiz de Castilla en el juicio contra los próceres; a través de una procesión improvisada buscó detener la matanza del 2 de agosto de 1810.

 

 

 

 

 

El 11 de octubre de 1811, los representantes del pueblo de Quito en Cabildo Abierto resolvieron proclamar su independencia total de España, elegir al Obispo Cuero y Caicedo como el Primer Presidente de la Junta de Gobierno de Quito, y convocar a un Congreso General de los Pueblos del país quiteño para elaborar la Ley Constituyente del 15 de febrero de 1812. La progresista y liberal Constitución del Estado de Quito establecía una República con división de poderes, muestra clara de un Estado soberano e independiente de la corona española.

 

Prófugo, tras la derrota militar de Ibarra, Cuero y Caicedo logró salvarse de los fusilamientos impuestos por los vencedores a los jefes patriotas. Fue perseguido con la mayor saña por los represores españoles que, finalmente, lo capturaron, lo despojaron de sus bienes, y de la silla episcopal, y lo condenaron al destierro en España. Lo remitieron a Lima, encadenado y con guardia armada, donde falleció el 10 de diciembre de 1815.

 

Por las expuestas y otras razones se ha promovido la realización de un homenaje póstumo al Obispo Presidente, y prócer de la  Independencia del país.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *